domingo, 18 de junio de 2017

Ciclos

La historia es cíclica. Y la mía, como tal, también lo es. Me he pasado el verano teniendo 'premoniciones', por llamarlo de alguna manera.

Empecé mi labor como docente en el curso 2011/12 en Morón de la Frontera. En aquella ocasión tuve el turno partido entre el diurno y el nocturno. Es más, en  el nocturno daba clases de 1º de Bachillerato semipresencial, utilizando la plataforma Moodle. Como ahora, en el presente curso 2016/17. Entre medias, pasé dos de los mejores años de mi vida en Córdoba, impartiendo clases en dos institutos ubicados en barrios conflictivos, donde lo importante no era la labor académica, sino humana y social. Trabajé en la misma ciudad, en el mismo barrio. Viví en la misma casa.

Y este curso tocaba cerrar el cuarteto. Lo veía venir. Lo ví venir. Y así ha sido. Este año me tocaba salir de Córdoba, irme mucho más lejos. A otra ciudad de la Frontera. Y trabajar de noche. Empezar de nuevo. Partir de cero. Y, aunque no creo en estas cosas, lo supe.

(Chiclana de la Frontera, en algún momento de finales de 2016)

domingo, 21 de mayo de 2017

Abuela


Hay una cosa que siempre le deberé a mi abuela materna. Seguramente le deba muchas más, pero esta es la más importante. Al menos eso creo ahora, tal y como se ha desarrollado mi vida posteriormente.

Yo tendría unos catorce años, era  mi primer año en Almería; primero de BUP. Tenía quinientas pesetas y me "arreglé" para ir al cine. No recuerdo la película. Quería verla, pero nadie quería venir conmigo. Total, que yo, un niño de pueblo que no había salido de Tabernas prácticamente, me armé de valor y salí a la calle. Pero no llegué a salir. Conforme abría la puerta, hice una pausa, la cerré y me volví. Me sentí en mi cama y mi abuela pasó. 

- ¿No ibas al cine? 
- Ya, pero... No sé...
- No seas tonto, ve y disfruta. Cuando te gastes esas quinientas pesetas ya pensarás cómo conseguir otras. No hagas como tu abuelo, toda la vida ahorrando para disfrutar en la vejez y ahora él enterrado y el dinero en el banco. 

O algo así. Creo que ahí empezó a forjarse maldito fiestero. Una semilla que floreció más tarde gracias a algunos de vosotros. Ya sabéis quiénes sois, gracias por regarme.

Hay que ver lo que hace la perspectiva. A posteriori somos unos putos amos.

 (Jerez de la Frontera, 19/05/17)

miércoles, 17 de mayo de 2017

Alguien


Todo el mundo tenía alguien con quien desahogarse. Alguien con quien ahogar las penas. No necesariamente en alcohol. Él era ese alguien. Para todos ellos. Siempre. Y se estaba ahogando.

Sabes que no puedes seguir así. Necesitas alejarte. De todo. De todos. Y lo haces. Te refugias en tu soledad. Sólo así pudes sobrevivir, y lo sabes.

Pero ya será tarde. Me habré acostumbrado a la compañía. Ya no sabré estar solo. Ya no podré estar sólo. Necesitaré de los demás. Necesitaré de vosotros. Necesitaré a alguien.

Me necesito a mí. Y no sé dónde estoy.


miércoles, 5 de abril de 2017

Un silencio cómodo

Siempre he pensado que mi bien más preciado es mi tiempo. Pero últimamente estoy (re)descubriendo otro. Quizá porque me está faltando. Y no sé a qué nivel situarlo. ¿A continuación del tiempo? ¿Al mismo nivel? Depende del momento, las circunstancias...

Ese bien es el silencio. No hay mayor placer que poder compartir un momento de silencio. Gastar... derrochar mi tiempo, en silencio, con alguien. Sin necesidad de palabras; sólo miradas, gestos... si acaso. Un silencio cómodo. 



¿Es pedir demasiado? Puede ser que sí. Pero yo lo he tenido. Antes lo tenía. Había alguien con quién podía callar horas y horas. Y era feliz, y estaba tranquilo. Necesito encontrar alguien así. Espero encontrar alguien así.

jueves, 23 de marzo de 2017

Musas 2.0

Están volviendo. 
Las noto, revoloteando a mi alrededor. 
Llevaban tiempo perdidas. 
Me habían dejado sólo.
Abandonado. 
Así me siento sin ellas. 

O no. 
Quizá era simplemente que yo no las veía.
Obnubilado. 
Por otras.
Esas que no te dejan ver con su brillo. 
Encandilado y ciego a la verdadera belleza. 

Pero ahora ya no importa. 
Porque ellas están volviendo. 
Estoy volviendo a sentirlas. 
Bienvenidas seáis. 
O gracias por haber seguido ahí. 

Están volviendo.
Estoy volviendo.


miércoles, 22 de marzo de 2017

Alatrón

Cada vez que escucho esta canción me acuerdo de ti. De nuestro comienzo, cuando no te conocía. Y te juzgaba. Y de nuestro después, cuando ya te conocí y me alegré de haberme equivocado. Y aún después, cuando me ayudaste sin saberlo. Porque simplemente con estar ahí me ayudábais, tú y los tuyos, que con el tiempo fueron míos. Nuestros. Vosotros pasó a ser nosotros. Y ahora, por encima del tiempo y la distancia. Y mañana. Porque sé que tendremos un mañana. Siempre. 



No estoy borracho, ni en plan sentimentaloide. Sólo quería decirte algo, y no sabía cómo hacerlo. Creo que la palabra que busco es gracias.

domingo, 1 de enero de 2017

¿Destino?


"A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo." (Jean de la Fontaine) 

No recuerdo dónde escuché o leí esta frase por primera vez. Pensaba que era un antiguo proverbio chino, pero he buscado en internet y resulta que no. 
El caso es que me ha venido a la mente, como otras muchas veces, y le he dado unas cuantas vueltas. Los interminables monólogos internos que no llevan a ningún lugar…

No es que crea en el destino; eso de que nuestras vidas estén diseñadas de antemano. Al contrario, pienso que nuestro futuro lo vamos forjando nosotros mismo sobre la marcha, conforme andamos el camino, por así decir.

Aunque a veces el romanticismo desearía que así fuese; que dos personas estuviesen predestinadas a encontrarse… por ejemplo. Y es que en ocasiones se nos presentan situaciones que nos hacen dudar, que nos hacen creer que quizá eso no sea así, que puede que haya algo…

La filosofía oriental habla a menudo de fluir, de dejarse llevar. Como si viajásemos a través del cauce de un río. Pero, si nadie se resistiese a ese camino marcado, si no puedes decidir que dirección tomará el siguiente paso... ¿qué sentido tiene la vida?



Voy a salirme del cauce a ver si así consigo encauzarme.